lamiradadelmamut

maneras de mirar

Nieweg-Wirsing-Steinhagen

Simone Nieweg: La huerta conceptual

2 comentarios

nieweg_1990_kohlfeld_m8569_ii_web

“Nature Man-Made”es el titulo del libro de la fotógrafa alemana Simone Nieweg (Düsseldorf , 1962). En el se recogen diez años de trabajo de documentación fotográfica de un paisaje amenazado de extinción, concentrado básicamente en la tierra agrícola del Bajo Rin y la cuenca del Ruhr, en su Alemania natal. Aunque mas tarde comenzó a fotografiar también en Francia y otros lugares, siempre ha preferido trabajar cerca de donde vive, para poder estudiar los lugares con el paso del tiempo.

Sus imágenes nos muestran paisajes en la periferia de ciudades y nucleos urbanos: pequeñas granjas, áreas a pequeña escala como huertas y cultivos de frutales, o grandes extensiones de cultivos con cierto grado de mecanización pero nunca explotación agraria industrial, centrados básicamente en el autoconsumo y la explotación familiar.

NdM 53 a

A primera vista sus imágenes son banales y su estética inexpresiva, yo misma hubiera sido la primera desconcertada si me las hubiera encontrado de sopetón en una galería o un museo. Sin embargo, mi aproximación a la obra de Simone Nieweg ha sido durante el proceso de investigación y documentación para mi propio proyecto relativo al paisaje y  la relación humana con la naturaleza. Y he de confesar que, pese a mi reacción  inicial de turbación, su trabajo ha logrado cautivarme.

Nieweg-Grabeland,-Haertsfeld,-Schwaebische-Alb-2000

Algo que me parece muy interesante como reflexión ante estas fotografías es que reflejan el orden humano que impone la agricultura dentro del caos natural, y contradictoriamente, la intervención humana que introduce rupturas en el orden propio de la naturaleza.

Gewassertes-Beet-Dusseldorf-Kalkum-2004_27

Nieweg se acerca a su motivo de forma sistemática, desde muchos puntos de vista, para mostrar la riqueza de su variedad. En sus fotos todo es conocido y familiar: las plantas, la tierra, los montones de compost, vallas, enrejados, verjas, paredes y cabañas tienen una especial presencia que se convierte paradójicamente en algo extraño. Son una huella de la presencia humana que, por otra parte, siempre esta ausente.

Nieweg_m8470_2003_Teppich KopieCaptura de pantalla 2015-09-01 a la(s) 17.08.02

Simone Nieweg ha seguido el legado conceptual de sus mentores Bernd and Hilla Becher, con quienes estudió en la Düsseldorf Art Academy durante los años 80 y cuyo aclamado trabajo de una rígida estética, esta dedicado, durante casi cincuenta años, a la arquitectura industrial. Según palabras de la autora sus fotografías son concebidas para “las paredes”, es decir, para ser colgadas en una galería o un museo, con lo cual las posiciona directamente como objeto artístico. El libro, según ella, es tan solo una consecuencia, algo que complementa la difusión de su obra.

Captura de pantalla 2015-09-01 a la(s) 17.08.45simone_nieweg_ndm037b

Consciente de su inspiración en precedentes como la pintura flamenca o impresionista, Nieweg busca formas repetitivas que aparecen en el paisaje. Existe un especial énfasis en las cualidades lineales de los surcos del arado y la organización de las plantas y cultivos. Estas lineas incrustadas literalmente en el terreno, crean la estructura para sus fotografías y le proporcionan un punto ventajoso desde donde sacar la toma. Sus composiciones pictóricas, aparentemente nada espectaculares, son de una precisión abrumadora. Estas fotografías a menudo incluyen pequeñas rupturas en el orden agrícola que constituyen una sutil alegoría de la resistencia de la naturaleza al cultivo.

Captura de pantalla 2015-09-01 a la(s) 17.10.12Nieweg-Grabeland,-Krefeld_Oppum-1991tumblr_ng80wmufxk1qbmu2yo1_500

Descubrí la obra de Simone Nieweg en el libro de Thames &Hudson, The Photograph as Contemporary Art escrito por Charlotte Cotton,  que ostenta entre otros cargos el de comisaria de fotografía para el Victoria and Albert Museum de Londres. Así mismo, su obra forma parte de numerosas colecciones entre ellas la del MOMA, con lo cual, a pesar de las reticencias que podamos sentir, se trata de una artista totalmente consagrada dentro del arte contemporáneo. Eso sí, fotografiando compost, coles y campos arados. A muchos os puede parecer un tema aburrido, a mi personalmente, me aburren bastante menos que muchas de las fotografías que veo diariamente.

A nivel conceptual, su reflexión sobre la relación humana con la naturaleza y la consiguiente transformación del paisaje a través del estudio de la agricultura a pequeña escala, me parece muy, pero que muy interesante. La gran mayoría de nosotros hemos perdido esta forma de relacionarnos con la naturaleza. Si todos tuviéramos la oportunidad de trabajar un pequeño trozo de tierra para nuestra propia subsistencia y viviéramos la experiencia de ver crecer nuestros propios alimentos, igual aprenderíamos a ser un poco más civilizados y recuperaríamos algo de nuestra “humanidad”.

Es mediante la observación de las cosas más simples, cómo quizás logremos entender lo más complejo. Ante la brutal incoherencia del ser humano, me reconforta la observación de coles y lechugas.

Komposthaufen Nieweg_Bohnenstangen_1993 Nieweg_8382_2003_Wildkirs Kopie Tomatentxt simone_nieweg_ndm056b

 

Autor: lamiradadelmamut

Primero estudié CC. de la Información, me dediqué durante tiempo al diseño gráfico y la dirección artística editorial, principalmente en el mundo de la moda. Despues surgió en mi la necesidad de estudiar Bellas Artes y me licencie en Artes Plásticas. A partir de ahí desarrollado mi carrera como artista, practicando el dibujo, el grabado, la pintura y últimamente la fotografía. Empece este blog mientras hacia el Master PHE en fotografía: Teoría y proyectos artísticos. Desde entonces mi intención es compartir autores, exposiciones y proyectos que me parezcan interesantes y nos ayuden a reflexionar sobre el mundo en que vivimos.

2 pensamientos en “Simone Nieweg: La huerta conceptual

  1. Comparto esta reflexión tuya: “Si todos tuviéramos la oportunidad de trabajar la tierra…” Cuando era niño, hace ya muchos años, todas las vacaciones de verano las pasaba en el pueblo de mis abuelos, en donde ayudaba a los tíos en las labores del campo. Cierto que la ayuda no era mucha para ellos, pero si para mí, ya que fue ahí donde aprendía a amar la naturaleza.

    Saludos, Ruth!

    Me gusta

  2. Me encantó este post. Muchas gracias.

    Me gusta

¿Te ha parecido interesante? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s